En adopción

Estos son algunos de los peluditos que están esperando un hogar.

Pulsa en el enlace correspondiente para ver su ficha.

También puedes escribirnos a adopciones@asociacionhada.org indicándonos el número que aparece encima de la foto.

[Ver todos]

Los milagros existen: Brownie

30/11/2014

Dicen que los milagros existen... yo doy fe de ello, y de que somos nosotros, con nuestros actos, los que los hacemos realidad. Brownie es mi milagro, nuestro milagro, el milagro de todos los que forman parte del Proyecto Vida.

Esta pequeña historia comienza con Santa, una perrita mestiza rescatada de una casa abandonada en la que sólo había conocido el sufrimiento y el miedo, sufriendo el maltrato y  descubriendo la cara más penosa y cruel del ser humano. Fue llevada a la perrera municipal, donde vivió algún tiempo encerrada en una fría y solitaria jaula... Durante ese tiempo, y tras varias camadas que no tuvieron la suerte de superar los primeros días de vida en unas condiciones tan duras, dio a luz a dos preciosos cachorritos.

Brownie nació alrededor del mes de enero de 2013, en una de las jaulas de la perrera municipal que su mamá y su papá, un husky abandonado por su dueña, compartían. Gracias al empeño y esfuerzo de Santa, que luchaba porque no le faltara la comida y algo de calor, consiguió, junto a su hermana, sobrevivir a las duras condiciones de un lugar donde la  soledad, el frío y el silencio, eran sus compañeros diarios.

Los milagros existen: Brownie

Su hermana tuvo más suerte... y fue adoptada siendo apenas una cachorrita, pero él, convencido de la maldad del ser humano, y de que, como su mamá le había enseñado,  mantenerse alejado de las personas era lo único que lo mantendría con vida, fue creciendo encerrado en la jaula. Por aquellos entonces, los voluntarios del Proyecto Vida iban a la perrera a intentar hacer un poquito más llevadera la vida de los perros que allí se encontraban... pero él ya había forjado su carácter temeroso y huidizo, y cuando intentaban sacarlo de la jaula, corría desesperado y muerto de miedo de un lado a otro, arreglándoselas para conseguir que nadie fuera capaz si quiera de acercarse a él.

Entonces te conocí. Alrededor del mes de octubre de 2013 te vi en una foto de difusión en Facebook, eras un precioso lobito encerrado tras unos barrotes, y decidí ir a conocerte.  Recuerdo perfectamente el primer día que te vi, me dio un vuelco el corazón cuando entré allí, nunca había estado en una perrera, nunca había sentido esa tristeza tan profunda que te invade de ver cómo viven allí. Allí estabas, eras un precioso perrito aterrado, pero a la vez lleno de curiosidad y de vida, con unos preciosos ojos color miel que me miraban, ansiosos de descubrir algo distinto al miedo con el que convivías a diario.

Desde entonces, a la vez que iba conociendo las maravillosas personas que forman parte de este proyecto, y el maravilloso trabajo que llevaban a cabo con estos animales, fui pasando pequeños ratitos allí contigo, en tu jaula, en tu terreno, en lo que había sido tu casa tanto tiempo. Pero todo era en balde, era tal el terror que te invadía cuando intentaba acercarme a tí, que era imposible conseguir si quiera un pequeño avance. Eras un caso perdido, sin solución posible, condenado a un triste final.

Pasaron unos meses hasta que por fin pudiste venirte a casa con nosotros, pero ese día llegó. El 23 de enero de 2014, en una mañana en la que todo se rodeó para que el milagro pudiera hacerse realidad, tras no poco esfuerzo por parte de tantos... Elena, Yosu, Sergio, a todos, GRACIAS... conseguimos sacarte de allí. No puedo recordar ese momento sin que mis ojos se llenen de lágrimas, sin emocionarme al pensar que ahí comenzó todo, comenzó tu vida, tu verdadera vida, la vida que tan injustamente te había sido arrebatada... Recuerdo llevarte en brazos junto con Elena, y recuerdo cómo, de camino al coche, hablábamos de las cosas que ibas a descubrir, de que era la primera vez que cruzabas las puertas de la jaula, de que por fin ibas a abandonar para siempre ese horrible lugar...

Desde ese día mi vida no es la misma, y es todo gracias a tí, me siento la más afortunada teniéndote a mi lado, disfrutando de cada día juntos. Desde ese día todo ha sido positivo, todo ha sido mejoría, todo ha sido un regalo. Ha sido un trabajo duro, ha habido momentos difíciles, hemos luchado por tí, cada día, con una guía inmejorable, Pastora, gracias, pero no podíamos tener objetivo más importante, tu felicidad. Era una carrera de fondo, había que darte tiempo, espacio, era mucho lo que habías pasado, pero has sido un valiente, un luchador, y has sido tú quien lo ha logrado. Te has aferrado a tus inmensas ganas de vivir y has conseguido superar tus miedos, tus inseguridades, has ido conociendo poco a poco las cosas buenas de lavida, gracias por darnos la oportunidad de demostrarte que el ser humano puede ser bueno.

Hoy eres un perro feliz, un perro más confiado, un perro juguetón, un perro cariñoso, has descubierto lo que es sentir la libertad de correr por la playa, pasear por el campo, oler la hierba mojada, dormir calentito sobre una manta, disfrutar de las caricias, de los mimos, de ser el rey de la casa, de sentirse querido y arropado... Nos has demostrado que todo es posible, que los milagros existen, pero también que hay que luchar por ellos. Gracias.
Nuria MS
Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.